entrada2Su hermana iba diciendo que era la mejor chupapollas de toda la ciudad y él le decía que no se lo creía, así que para demostrárselo le hizo sentarse para empezar a lamerle la polla directamente, lamiendo y succionando la punta. Una vez estaba bien empalmado alucinó cuando su hermana se quitó la camiseta y le enseñó las dos enormes tetas que tenía empezándole a pajear con ellas con unas cubana que admitió que fue la mejor que jamás le habían hecho.