Cuando mi sobrina entro por la puerta solo con un sujetador y unas braguitas puestas, se sentó en el sofá y se quedo en completo silencio para ver mi reacción no pude evitar pensar que ella quería o había venido a probar mi polla, con la que hacía gracias todo el tiempo y que finalmente había dado paso para que su tío hiciera lo que quisiera, por lo que no dude terminar de desnudarla y comenzar a probar su dulce coño con unos buenos lametones y una vez bien lubricado meterle la polla hasta lo mas hondo.