Mi hermana debe ser una viciosa empedernida ya que la escucho cada día gemir en la habitación. Cuando le pregunté que eran esos ruidos me dijo que eran estiramientos que hacía cada día para mantenerse en forma.

Pero gracias a mi gran idea de poner una cámara en su habitación sin que ella se percatara me ha hecho descubrir que los ejercicios se los hace en el coño. Se masturba como una loca y no deja de gemir. Me ha puesto cachondísimo su cara de disfrute cuando se ha corrido.