entrada_465 Cuando llegue a casa de mi amiga, venía con la intención de montar un trío con ella y su esposo, algo extraño para mi pero que tras el divorcio me causo la suficiente curiosidad para proponerselo, pues me decía mi amiga que cada fin de semana buscaban a alguien con quien divertirse.

Lo que no me imaginaba era que iba a disfrutar tanto, principalmente por mi amiga, que se dedico a ponerme tan cachonda provocando entregarme completamente caliente a la polla de su marido, que se dedico casi en exclusiva a dar placer a mi coño mientras su mujer se entretenía masturbándose sin parar, un trío muy autentico y sobre todo muy placentero que sin duda quiero repetir cuanto antes.