Mi primo y yo decidimos salir al lago para disfrutar de una agradable brisa y un calorcito que te invitaba a refrescarte. El juego comenzó cuando mi primo se quito el bañador y me dijo que hiciera lo mismo que así nos pondríamos morenos de cuerpo completo, dejándome totalmente impresionada su polla y poniéndome muy caliente solo pensar meterme semejante trozo de carne entre mis piernas, finalmente ocurrió lo que debía ocurrir ya que no pude evitar meterme la polla de mi primo en la boca y terminar follando en la orilla desconociendo que mi otro primo estaba grabándolo todo.