Mi primo me invito a pasar unos días en su casa de verano, ya que es modelo y tenía unos días de vacaciones antes de seguir viajando así que no me lo pensé y cogí mis cosas para pasar unos días de sol y tranquilidad en su piscina aunque por las noches montaba unas buenas fiestas. Un día por la tarde estaba disfrutando de la tranquilidad cuando apareció con un micro slip que me hizo imaginar lo que tendría debajo, situándose encima de mi y comenzando a acariciarme lentamente hasta que sus besos erizaron mi piel y levante mis piernas abriéndome para que entrara con su polla en mi coño dejándome llevar por las sensaciones del momento.