Andaba un poco nerviosa esperando a que mi hermano se preparara para darme unas clases un tanto curiosas, ya que mi novio me había pedido practicar sexo anal con él y yo no tenía ninguna clase de experiencia y no quería que el viera eso así que acudí a mi hermano como siempre, que se encargaba de enseñarme todo respecto a ese tema. Cuando mi novio quiso desvirgarme le pedí que me enseñara a follar y el ofreció a darme unas clases practicas, metiéndome la polla y enseñándome a disfrutar permitiéndome disfrutar la primera vez con mi novio, y ahora le tocaba mostrarme como se practicaba el sexo anal.

Mi hermano es un chico muy majo, atractivo y atrayente que causa sorpresa a todas las chicas que le conocen por lo que me considero afortunada de que su polla penetre mi coño y me enseñe todos los placeres de la vida.