Que buena la follada que me metí el otro día con mi hermana. Se ve que se estaba masturbando pero se dejó la puerta abierta y la pillé de pleno. Ella se sobresaltó pero después se terminó de desnudar y me invitó a comerle el rico coño. Tan sólo unos preliminares suaves para sorprenderla y que viera que su hermanito puede tener cara de friki pero sabe como hacerla disfrutar y hacerla llegar a los mejores orgasmos. Es por eso que le pongo tanto, y como los dos somos pecadores, nos callamos y disfrutamos cada vez que no hay nadie más en casa.