entrada_545 Tras cumplir los 18 quería probar lo que era follarse un buen coño, pero por mala suerte o por que no sabía como ligar no conseguía encontrar una chica para follar, y cuando lo conseguía terminaban yéndose por el simple hecho de que cuando les contaba que era virgen, algo que parecía resultarles gracioso. Gracias a mi hermana que estaba viendo la situación me llevo a su cuarto y allí me desnudo mientras veía que quería desvirgarme con su coño, algo que al principio me dio un poco de respeto pero que finalmente acepte y disfrute de la mamada que me hizo, y que dejo mi polla lista para ser desvirgada por su coño húmedo cabalgándome hasta terminar en una deliciosa corrida. Gracias a mi hermana ahora puedo probar otros coños sin temor a cagarla.