Aprovechar la ocasión de que mi prima hubiera bebido tanto que no se enterara de nada se que se considera incorrecto y muy poco ético, pero que me quiten lo “bailao” por que desde hacía ya un tiempo su coño me traía por el camino de la amargura y fantaseaba todos los días con la de cosas que podría hacer. Se notaba que buscaba una polla a toda costa cuando se tiro en la cama y comenzó a relamerse con los ojos cerrados, bajándome los pantalones directamente y poniéndole mi polla en su boca que no tardo en comenzar a chupar hasta que me empujo cogiéndola con la mano y llevándola hacía su coño para terminar con una deliciosa follada que al día siguiente no recordó ahorrándome la explicación.