Puede ser encantador pero a la vez morboso que tu propia madre te corra la paja hasta sacarte toda la leche, pues a ella le gusta el sabor de la leche en su mano y en su boca por eso esta vez la vemos haciendo una buena paja a su hijo pero por seguridad ella lo oculta con su cuerpo y esas par de tetas que noche a noche se unta de toda la leche de su hijo..Madre que bien corres la paja.