entrada3 Tenía bastante prisa por llegar a casa por que mi sobrinita había llegado del pueblo para tomarse unas vacaciones en mi casa y habíamos quedado en un trato muy especial con ella.

Cuando llegue a casa me la encontré en el lavabo preparada y yo con la polla fuera de mis pantalones para no tardar mas en poder notar como su boca subía y bajaba preparandome para la deliciosa follada que le iba a pegar a cambio de poder dejarle estar en mi casa, un polvo cada dos días por mantenerla, ¿Algo lógico viendo a esta preciosa jovencita no?.