No pude evitar lo que hice y se que debería arrepentirme pero fue tan morboso que la excitación puede mas. Mi hermana estaba por casa un Viernes por la noche mientras nuestros padres se encontraban fuera de cena y yo iba un poco excitado, algo que me ocurría desde la mañana por que había soñado con una amiga y sus enormes tetas. Mi hermana se torció dejándome en primer plano su culo redondito y sin darme cuenta ya estaba metiendole la polla hasta lo mas profundo de su coño y disfrutando de la humedad que cada vez se expandía por sus paredes vaginales y terminando por correrme en su culo mientras se reía por el calenton que me había pegado.