Era la primera vez que me depilaba el coño ya que mi novio me dijo que no le hacía mucha gracia hacerme un cunnilingus y llenarse la boca de pelos, por lo que fui a la piscina para hacerlo y poder ver bien con el sol; me dio un poco de miedo por lo que mi suegro y mi novio salieron a ayudarme y cuando ya tenía el coño sin un pelo, decidieron darme una sorpresa follándome allí mismo y haciéndome sentir una buena puta.