Ella vive sola después de divorciarse, por eso cada mañana despierta con el coño con mucha hambre y sus dedos comienzan a tocarse el coño, pero un día ella esta masturbándose y llega su hijastro, un jovencito moreno que la quiere como su verdadera madre y al verla mojada sus ansias de conocer el sexo fue más que accedió que su madre se comiera su polla.