Tener un hijo que tiene miedo a las mujeres es un gran problema, pero esta madre supo resolverlo de la mejor forma en el cual el perdió la timidez cuando su madre se la follo por primera vez, por el cual esta experiencia  él nunca lo olvidara por eso cada fin de semana su madre lo visita a su dormitorio para darle lecciones de cómo follar y el con gusto aprende.