Entre a casa de mi tío por que me había llamado para entregarme unos apuntes que necesitaba para el trabajo, ya que estamos en el mismo sitio, él como gerente y yo como comercial cuando descubrí que no había nadie, entrando a su casa ya que la puerta estaba abierta. Lo llame y no me respondió hasta que escuche que su ducha estaba encendida dirigiéndome hacía su cuarto y viendo que recién salia de la ducha le comencé a explicar que es lo que necesitaba dejándome totalmente sorprendida al ver semejante polla asomando por la toalla. Me embargo la curiosidad y la excitación pasando a un total estado de humedad en mi coño sin poder evitar las ganas de probarla, cosa que hice aunque a mi tío no le hiciera mucha gracia.