Mi hija por fin se ha emancipado de casa y ahora la tengo de vecina por si algún día tuviera problemas, la lastima es que ahora no puedo grabarla cuando se ducha, o se queda en el dormitorio masturbándose durante toda la tarde pero al menos puedo acercarme a su ventana y ver que es lo que hace, con tan buena suerte que su novio y ella han decidido estrenar el piso con una buena follada en el sofá de su nueva casa, y que ni un segundo se ha perdido mi cámara.