Cada vez que vamos de vacaciones nuestra prima Lucia siempre nos espera con el coño bien abierto y dispuesta a dejarnos entrar con una facilidad increíble ya que no dispone de buenas pollas en el pueblo o que simplemente quiere aprovechar que viene diversidad desde fuera. Lo increíble es que cada año se vuelve cada vez mas guarra y cada vez mas directa ya que no espera ni a que deshagamos las maletas cuando ya abre sus piernas y vamos cambiando de turno mientras uno graba la follada a nuestra prima, ya que aunque todos somos primos no tenemos una relación familiar lo suficientemente para que nos sepa mal.