Mis primas son las típicas guarras de pueblo que cuando llega el verano se van a mi casa para follarse todo cuanto se le pone por delante, por eso he querido esta vez participar sabiendo que ellas no iban a tener ningún problema. Lo único que tuve que pedirles fue que si querían que las sacara de fiesta este año tendrían que darme algo mas que dinero, cosa que captaron enseguida llevándome de la mano a la cama y preparando mi polla mientras ellas dos se enrollaban.