entrada_385 Que mi tío tenga un bar es algo que nos da ventaja cada vez que vamos al pueblo de vacaciones, nada mas llegar ya nos invita a cerveza y viene nuestra prima para contarnos como ha ido el año, aunque en realidad son las miradas, las expresiones y los movimientos que hacemos, mostrando el nerviosismo oculto esperando a cumplir el ritual de todos los años.

Mis tíos y mis padres suelen irse a la ciudad a comprar la comida para toda la semana, dejándonos a mi primo, a mi y a mi prima solos en la parte trasera del bar, donde tienen la casa y aprovechamos para follar y recuperar el tiempo perdido, sobre todo por que mi prima siempre le ha gustado que le den por el culo y que estemos todos los primos reunidos para disfrutar del buen sexo durante todas las vacaciones.