Esto ocurrió un sábado por la noche cuando una madre piensa que su hijo todavía es un niño y desea limpiarle el culo, pero al darse cuenta de esa polla gorda que tiene bajo ese pantalón y varias veces ella lo escucho en las noches tirándose varias pajas, por eso en el baño su mano recorrió suavemente en su polla y sus labios se juntaron para terminar follando en cuatro patas y ella ser su puta.