Estas dos si que se lo montan bien. Se conocen desde hace años y forman parte de la família por sus maridos que son hermanos. Pero finalmente la rutina del matrimonio y la confianza que se han cogido entre ellas provoca que cada domingo de fútbol celebren que sus maridos han salido para follar entre ellas y salir de la rutina lamiéndose el coño.

Esta vez le ha tocado disfrutar a la pelirroja, la más joven de las dos, que se corre numerosas veces mientras la rubia tetona le chupa los pies como si de un helado se tratara.