entrada_473 Lo que comenzó como una tontería entre hermanos, una simple paja entre los dos que tantas veces nos habíamos hecho y que parecía que no cambiaría, cuando de repente me excite tanto y mi hermana se giro propiciando que entrara con mi polla en su coño, dejándola completamente asombrada pero a la vez caliente, algo que nos gusto a los dos.

Y comenzamos a follar disfrutando de las sensaciones, olvidándonos de que eramos hermanos y dejándonos llevar por el momento, fruto de un error o de una terrible excitación que me permitió tan solo por unos momentos disfrutar del coño de mi hermana, aunque finalmente decidimos terminar a mano ya que estábamos cansados para seguir follando, aunque ella no dudo en prestar su mano para que yo disfrutara.