entrada_366 Sorprender a mi hermana en plena borrachera recién llegada a casa fue lo mejor que me pudo pasar pues iba lo suficiente caliente como para intentar follármela  algo que no fue muy difícil pues tan solo tuve que acercarme a ella que ya estaba medio desnuda y comenzar a tocarle el coño. En cuanto comencé se humedeció tanto que ella misma me pidió que la penetrara y terminamos pegando un polvo que gracias al alcohol le permitió no recordar y dejarme a mi curiosidad saciada por que siempre me había preguntado como sería follarme a mi hermana.