Colocar una cámara en mi comedor fue lo mejor que podía ocurrirme en la vida ya que el mismo día que la instale para poder jugar con los amigos online me encontré a mi hermana entrando para hacerme una visita tras mucho sin vernos y por lo visto venía un borracha y dispuesta a quitarse el calentón que tenía encima con mi polla, ya que consideraba que su hermanito no le diría que no a un buen polvo y mas con la hermosa de su hermana. Aunque trate de resistirme finalmente accedí ya que me suponía un problema dejarla marchar así y para colmo la webcam estaba encendida y preparada para grabar toda la escena dejándome un vídeo porno que nunca olvidare.