entrada_532 Mi hermano siempre ha sido un lujurioso chico dispuesto a disfrutar de su enorme polla con quien quisiera compartirla, incluido mi madre aunque ya no esta en edad. Por eso aprovecho cada oportunidad cuando quedamos para disfrutar del sexo mas húmedo que pueda darme, indiferente ante la idea de que sea su hermana.

Y aunque tengo marido los lazos de sangre son eso, imposible de romper y que no son considerado una infidelidad, ya que se ha creado cierta adicción a su polla después de tantas sesiones intentas de sexo donde disfruto como una loca con cada penetración, llegando a hacerlo con las mamadas tan intensas que le proporciono y que me vuelven autenticamente loca.